ÓpticaBulevar

¿Cómo afecta el albinismo a la vista?

¿Sabías que el color del iris de los albinos puede oscurecerse con el paso del tiempo?

La ausencia total o parcial de la pigmentación es propia del albinismo, una alteración genética que afecta a la piel, el pelo y los ojos de todos los que nacen con esta característica. Los ojos, al, carecer de pigmentación, necesitan de una serie de cuidados muy específicos, ¡conócelos en este post!

En España existen entre 2000 y 3000 personas con algún tipo de albinismo, siendo el oculo-cutáneo el más común.

El albinismo se presenta cuando el cuerpo es incapaz de producir melanina y afecta directamente a la piel, al pelo y, aunque mucha gente lo desconoce, también a los ojos. Pero, ¿cómo ve el mundo una persona albina? Estas son las principales características de su visión:

 Imposibilidad para ver en 3D: la conexión cruzada entre retina y cerebro hace que a las personas albinas le resulte muy difícil o imposible ver el mundo en tres dimensiones. Dicho de otro modo: el ojo derecho solo comunica con el hemisferio izquierdo del cerebro y el ojo izquierdo solo lo hace con el hemisferio derecho.

  • Ojos cruzados o ausencia de visión binocular: la falta de control en los músculos oculares derivadas del albinismo hace que los albinos utilicen los ojos por separado, llegando a producir estrabismo o nistagmo en muchos casos.
  • Baja agudeza visual: la fóvea es el área de la retinaresponsable de la agudeza visual y las personas albinas apenas la desarrollan.
  • Fotofobia: esta característica no es una enfermedad, sino un síntoma más del albinismo. La característica principal es la intolerancia a la luz, por lo que muchos utilizan protectores oculares durante el día.
  • Errores de refracción: la miopía, la hipermetropía y el astigmatismo son trastornos de refracción muy comunes entre la población albina.

Albinismo: ¿condición o sentencia?

Las dolencias oculares que aquejan a albinos de todos los rincones del planeta son especialmente graves en zonas del África Occidental, donde existe más población con estas características, pero también donde menos recursos hay.

 Esta realidad ha llevado a muchos profesionales de la óptica a colaborar a través de donaciones de diferentes productos ópticos como gafas o protectores oculares, y también a la realización  de exámenes visuales-optométricos completos a estas personas sin recursos.

Conclusión

El albinismo no es una enfermedad, sino una condición genética hereditaria. Tampoco tiene cura ni medidas de prevención posibles, aunque disponen de ciertos tratamientos rutinarios que les protegen, haciéndoles la vida más fácil.

Además, existen soluciones permanentes que mejoran la calidad de vida de las personas con esta condición, como las cirugías dirigidas a eliminar el estrabismo o mejorar su campo de visión. Este tipo de intervenciones son una importante muleta no solo para su condición visual, sino para su autoestima, sobre todo en el caso del colectivo más vulnerable: los niños.