Miopía: cómo evitar que crezcan las dioptrías

Mujer leyendo un libro en una terraza.
El 95 por ciento de la población dice que la vista es el sentido que más teme perder.

Como norma general es recomendable que cualquier persona revise su visión al menos cada dos años. Además, en el caso de una persona que empieza a ser miope, estas revisiones deberían ser más frecuentes, especialmente entre la niñez y hasta pasados los 20 años.

“La visión es el sentido más preciado. El 95 por ciento de la población dice que es el sentido que más teme perder. Sin embargo, sólo el 40 por ciento de la población realiza sus revisiones anuales”, señala Salvador Alsina, presidente de la asociación de utilidad pública Visión y Vida, quien indica que en los últimos años, debido a la crisis, ha descendido el número de revisiones y gran parte de las personas a las que se les prescriben unas lentes (por aumento de 0,5 dioptrías o más) retrasan su compra.

Alsina destaca que a partir de las 4 o 5 dioptrías la gente debería acudir al oftalmólogo para evaluar el estado general del ojo y, especialmente, de la retina.

Respecto a las técnicas que podrían reducir el aumento de miopía. El experto señala que existen varias que van desde el desde el entrenamiento del sistema visual (terapia visual) hasta lentes de contacto que logran detener su avance en muchos pacientes. “Actualmente la ortoqueratología está demostrando grandes resultados en el control de la miopía, además de permitir una buena visión durante todo el día, sin necesidad de usar gafas o lentes de contacto ya que las lentes de orto-k moldean la córnea durante la noche”, añade.

La prevención, clave

Alsina destaca tres pautas fáciles de cumplir que pueden ayudar a prevenir los problemas oculares y el incremento de la miopía:

  • La regla 20-20-20: El experto destaca que cuando se está trabajando ante una pantalla es imprescindible que cada 20 minutos se realice un descanso de 20 segundos mirando algún objeto a 20 pies (unos 5 o 6 metros). “Hay que permitir descansar al ojo, y permitir que se relaje y así evitar problemas como la fatiga visual”, añade.
  • Más tiempo al aire libre: los niños deben pasar horas al aire libre durante todo el año. Además, tanto niños como adultos deben proteger su visión de los rayos solares.
  • Por último, Alsina indica que, en términos generales, todo el mundo puede cuidar su visión controlando su posición al sentarse y al leer, así como la luz que recibe. “Todo para evitar forzar el ojo y que esté sometido a un esfuerzo para el que no está preparado. Hace muchos años las personas trabajaban en el campo y lo que necesitaban era tener una buena agudeza visual de lejos. Ahora, sometemos al ojo a un esfuerzo mayor en visión próxima, con pantallas, etc., y el ojo no ha evolucionado a la velocidad que lo ha hecho nuestro estilo de vida y la tecnología”, concluye.