ÓpticaBulevar

Vuelta al trabajo: El Síndrome Visual Informático: ¿Qué es y por qué se produce?

El Síndrome Visual Informático (SVI) es una afección temporal que se origina por el sobreesfuerzo al que se someten los ojos tras el uso prolongado (al menos, tres horas) e ininterrumpido de la pantalla de ordenador u otros dispositivos electrónicos como smartphones, tabletas o la televisión.

El avance tecnológico ha propiciado el incremento en el número de horas diarias que pasamos frente a este tipo de dispositivos. Esta circunstancia unida a que se fuerza a los ojos a enfocar a corta distancia durante largos periodos de tiempo y a que el exceso de concentración reduce la frecuencia del parpadeo generan esta afección que padecen millones de personas en todo el mundo.

 

Iluminación, humedad y postura corporal, muy importantes

Junto a estos factores, hay otros muchos que contribuyen a su aparición, pero ¿sabes cuáles son los principales?

· La iluminación de la estancia. Sobre todo, los focos de luz que inciden directamente sobre la pantalla.

· La sequedad ambiental, que genera sequedad de ojos.

· Los deslumbramientos y reflejos en el monitor.

· La postura corporal que asumimos frente a la pantalla, así como la altura de la silla y la pantalla, la distancia del teclado e, incluso, del ratón.

Síntomas

La afección del SVI se considera temporal por lo que, en general, ocurre lo mismo con sus síntomas, que suelen desaparecer en cuanto se pausa el uso de estos dispositivos. La sequedad de ojos, que se trata con el uso de lágrimas artificiales, es el más común aunque no es el único. Entre los síntomas más frecuentes encontramos:

· Fatiga visual

· Irritación ocular, lagrimeo, picor o escozor

· Visión borrosa o doble

· Sensibilidad a la luz intensa

· Cefalea y migraña

· Dolor muscular y articular

· Náuseas, mareos y vértigos

 

Ahora que ya conoces cuál es la causa y los factores de riesgo que generan el Síndrome Visual Informático, así como sus síntomas, permanece atento porque muy pronto te mostraremos cómo prevenirlo.

¡No te lo pierdas!