ÓpticaBulevar

Todo sobre la degeneración macular

La DMAE (Degeneración Macular Asociada a la Edad) es la causa más frecuente de disminución severa de la visión en el mundo occidental. La enfermedad causa lesiones en la porción central de la retina (mácula), responsable de la visión central, necesaria para leer, conducir o ver la televisión.

Lentes

Tipos de DMAE

En función de la forma en la que se desarrolla la enfermedad, existen dos tipologías:

· Seca o atrófica: Es la más común, ya que afecta al 80% de los pacientes. Se caracteriza por una evolución lenta a lo largo de los años.

· Húmeda o exudativa: Se caracteriza por presentar hemorragias y derrames en la zona central de la retina (la mácula), lo que causa una pérdida de visión justo en el centro del campo visual. Necesita tratamiento inmediato para evitar que se destruya la visión central de forma irreversible en un periodo corto de tiempo (semanas o meses).

 

Los síntomas, muy característicos

La enfermedad suele empezar en un ojo, aunque termina afectando a ambos ojos. No produce dolor, pero puede presentar una serie de síntomas visuales muy característicos: las líneas rectas parecen onduladas o entrecortadas, varía la estimación de las distancias y alturas, aumenta la sensibilidad a la luz y requiere de una mayor cantidad de luz para leer. Además, puede existir visión borrosa en la parte central de la visión, y cuando la enfermedad está en una fase más avanzada se puede ver una mancha negra central.

 

Prueba sencilla pero fundamental

A partir de los 50 años, a personas con antecedentes familiares se les recomienda que realicen, semanalmente, una prueba muy sencilla: taparse primero un ojo y después el otro y mirar líneas rectas (el marco de una puerta, por ejemplo). En el caso de ver los elementos torcidos, se debe acudir inmediatamente al especialista.

 

Cómo se diagnostica

Para diagnosticar la DMAE, es esencial conocer si se ha perdido agudeza visual, puesto que este será el primer síntoma de la DMAE. Para comenzar, se realiza un examen del fondo del ojo a través de diferentes instrumentos, como el oftalmoscopio, microscopios oculares o el retinógrafo.

Otro instrumento muy común que utilizan los especialistas para detectar la DMAE es la Rejilla de Amsler, con la que llevan a cabo un examen de la agudeza visual.

Puesto que se trata de una enfermedad hereditaria en gran medida (70% de factores genéticos y 30% ambientales), es muy recomendable realizar un test genético para anticiparte al diagnóstico y conocer el índice de riesgo al que te encuentras.

 

Tratamiento de la degeneración macular

Para la Degeneración Macular Asociada a la Edad seca, que es la más habitual, no existe todavía un tratamiento eficaz, aunque la administración de complejos antioxidantes ayuda a ralentizar su progreso.

Por el contrario, para la DMAE húmeda podemos encontrar un tratamiento efectivo para reducir la cantidad de la pérdida de visión a largo plazo. Hace unos años solo podíamos recurrir a la cirugía láser para su tratamiento, pero, con el avance de la ciencia, podemos recurrir a la inyección de medicamentos.

 

La DMAE puede llegar a provocar serias limitaciones visuales, por lo que es esencial que revises tu vista en tu óptica de confianza. Anticípate al diagnóstico y conoce el índice de riesgo que tienes que padecer esta enfermedad.